viernes, 5 de septiembre de 2008

“El bajo rendimiento escolar”

En los últimos años recurrentemente se habla en los colegios nacionales de Primaria y Secundaria sobre el “bajo rendimiento escolar”, sin tener en cuenta para nada, qué causas, factores o componentes inciden directamente en el hecho. El estamento importante de la educación, los maestros, las autoridades de la institución educativa, los padres de familia, y las entidades intermedias y superiores de M.E. se preguntan, ¿Por qué el bajo rendimiento escolar? Las respuestas son variadas: Unos , manifiestan, que la causa o motivo determinante, es la falta de voluntad política de los que ostentan el poder político, que corresponden a una clase social dominante, y no les importa que la sociedad tenga una auténtica educación, en función de los grandes intereses nacionales: la verdadera transformación de las estructuras sociales, económicas, culturales, políticas, en la perspectiva del desarrollo nacional, en igualdad, justicia y dignidad. En las altas esferas gubernamentales, aun siguen existiendo “ El consejo Educativo Nacional” se nota meridianamente la inexistencia de un “Nuevo Diseño Político Educativo” en consonancia con las necesidades y requerimientos de la sociedad y para una nueva sociedad. No hay atisbos.
Los otros, explican y argumentan, que la causa del “bajo rendimiento escolar” es la falta de idoneidad de los maestros, como consecuencia de la mala formación profesional, muchos son egresados de los Institutos Superiores Pedagógicos, sin que en ellos hayan enseñado profesores con suficiencia calidad académica ¿Serán ciertas razones?. ¿ A dónde la parte más sustantiva dejamos sobre el presupuesto de la república en el sector educación?- ¿ Es posible desarrollar la educación con un exiguo presupuesto? El 3% del PBI es suficiente?- ¿ Cuantas décadas el maestro viene percibiendo los honorarios o sueldos miserables?- ¿ Y cómo están los alumnos en su regímenes alimenticios para desarrollar sus aprendizajes significativos? Podríase seguir formulando preguntas, más no hallaremos respuestas satisfactorias y no habrán autoridades responsables entre tanto, la educación peruana estará cada vez más en una caída libre, atravesando como es notorio una de sus peores crisis. Esperaremos tiempos nuevos con generaciones nuevas para que la educación sea de veras el motor de la transformación de la sociedad.
Leopoldo Luza Ayala

Datos personales